-anotar
-pasar
-driblar
-controlar
-despejar
-finalización
-apoyo

Rematar y Anotar en el Fútbol

Anotar es el acto de intencionalmente colocar el balón en el arco opuesto por el uso de técnicas físicas. Por lo general se le conoce como anotar o disparar. La primera palabra se utiliza en el caso de un remate exitoso. La segunda es algo confusa ya que el término está asociado con el hecho de patear, pero incluso, la anotación puede hacerse con la cabeza o con cualquier parte del cuerpo que no sean los brazos. De hecho, se puede hacer incluso sin tocar el balón. Cuando se observa el juego en términos de estrategia, debemos dejar a un lado la mecánica de un jugador y concentrarnos en su intención. Si un atacante gambetea (deja pasar el balón por entre sus piernas) en un disparo que ya tiene dirección al arco, debemos considerarlo como un rematador. La gambeta como tal no es una estrategia sino un método técnico usado (en este caso) para anotar.

Principios Generales: Precisión, Potencia y Sorpresa
En el momento en que el balón está bajo el control de uno la opción de disparar estará disponible. El seleccionar el método preciso y el momento para hacerlo no siempre es tan simple. El factor más importante a considerar es el nivel de habilidad que uno tiene en términos de la situación dada. No tiene mucho sentido el intentar un disparo cuando un jugador está acorralado. En este caso, la distancia será más importante que la capacidad de patear. Lo mismo se aplica cuando se selecciona una técnica de anotación específica. Por ejemplo, si la elevación no es una de las fortalezas del rematador, sus posibilidades de anotar se incrementarán si controla el balón primero, en vez de disparar de primera mano. Pero si el rematador está siendo presionado en todo momento, entonces hay un dilema presente.

Al programar nuestro cuerpo con ejercicios técnicos y/o de visualización, la solución se presenta de manera natural. El confiar en nuestros instintos es la mejor opción, cuando se refiere a la resolución de problemas ambiguos, así como para seleccionar la técnica apropiada y el momento. Otra regla relevante es que es mejor tomar una decisión menos efectiva y asumirla, que dudar o sobrevalorar una oportunidad.

Precisión
Cuando se está cerca del arquero contrario o cuando éste está mal ubicado, uno debería usar el método de la precisión. Anotar por medio de precisión es dirigir el balón de tal forma que el arquero no pueda alcanzarlo. Con efecto, en curva, o el simple tiro directo fuera de su alcance son todos ejemplos de anotación por precisión.
La ubicación está basada en observación. Antes de en efecto hacer un disparo, en ese momento el atacante debería saber en dónde está el arquero contrario. Eso se hace con un vistazo al arco justo antes de realizar el disparo, o mejor aun, antes de recibir el balón. A menudo, el arquero se reubica para cubrir los ángulos de tiro proporcionalmente. En tal caso, se debería apuntar el disparo en dirección al lugar del que viene el arquero.
Algunas veces, tan sólo habrá tiempo suficiente para disparar, sin mirar. En esos casos el confiar en la intuición es de nuevo la mejor estrategia. El visualizar cuál sería el lugar más lógico para el arquero es algo que todo delantero desarrollado tiene en mente. Muchos jugadores recurren a la potencia cuando están inseguros de la ubicación exacta del arquero contrario. Ese es un síntoma de juego falto de seguridad. Además de tener que elegir la ubicación del arquero contrario, la anotación precisa requiere un toque calmado y suave. Es mucho más difícil producir eso durante un juego rápido o en niveles altos del juego.

Potencia
En esencia, la potencia sólo se requiere cuando uno está disparando desde una gran distancia. Los arqueros que no están bien ubicados o no están preparados pueden verse comprometidos por balones rápidos. Los disparos con potencia envían el balón a gran velocidad y pueden ser devastadores si no son anticipados por el arquero contrario. Previsiblemente causados por una aproximación a gran distancia es la caída de un disparo fuerte. Este es menos útil cuando se encuentra cerca del argo enemigo debido a que puede dar suficiente tiempo al arquero para acomodarse. Desde la distancia, la potencia sola es poco probable que venza a un buen arquero que esté bien ubicado. Así, si está mal ubicado, reajustando su posición, o de alguna forma no está preparado para reaccionar rápidamente, los disparos con potencia pueden causar mucho daño. Mientras los disparos potentes son más difíciles de dirigir y más fáciles de seguir su trayectoria una vez disparados, son difíciles de tapar a menos que el arquero se haya preparado en el momento que se lanzó el disparo.

Factor Sorpresa
Cuando uno se aproxima al arco contrario, anotar pasa a ser más fácil de prevenir que predecir, porque requiere menos potencia, por lo tanto menos método, por lo tanto menos tiempo de ejecución. Para aprovechar eso, un atacante debe disparar repentinamente con el pie que tenga más cerca al balón. Los disparos como estos puede que no se vean bonitos pero pueden ser muy efectivos e impredecibles.

Métodos de Anotación

Escapes solitarios
En encuentros cercanos, como los escapes solitarios, el anotador enfrenta al arquero contrario en una confrontación uno a uno. En dichas situaciones, es mejor anotar simplemente, bien sea con precisión o con un disparo repentino. Este elemento de sorpresa supera a la potencia en los encuentros cercanos. La potencia excesiva o la complicación son las principales causas de disparos errados a corta distancia.

Cambiar de Flanco
Cambiar de flanco significa hacer un pase extra de un lado a otro para evitar al arquero que se debe lanzar o se ha posicionado en una posición no balanceada. No es recomendable hacer esto si el arquero está en una posición defensiva ventajosa, cubriendo los lados de manera pareja. Así, en el momento que inicie un movimiento o cambie de posición sus pies, instantáneamente pasará a ser vulnerable. El amague es una forma efectiva de hacerle perder el balance a los arqueros, permitiendo así el cambio de flanco.

Túnel
Cuando se enfrenta a un arquero bien posicionado, puede que parezca que está cubriendo bien su ángulo izquierdo y derecho. Si parece que ha cubierto un ángulo muy ancho podría querer decir que sea susceptible de un túnel. Al revisar el posicionamiento de sus pies (con un vistazo rápido) puede que revele que el arquero ha dejado u “agujero” entre sus piernas. Para explotar esta debilidad se requiere un toque repentino y rápido. Puede que no sea una buena idea el intentar un túnel a menos que uno esté lo suficientemente cerca al arquero contrario.

Amague
Una vez el arquero esté cerca del atacante, estará cubriendo prácticamente todo el arco. Eventualmente se lanzará (si no lo hace se expone a un arco abierto) a los pies del atacante para quitarle el balón. En ese preciso momento, para vencerlo se puede hacer un amague (cambiando del balón de lugar). Esto es cierto debido a que los disparos directos al arco son por lo general sujetos a intercepción por parte del arquero.

Intentos Distantes
Los disparos desde distancias considerables necesitan ser por lo general más potentes, de lo contrario el arquero los puede interceptor. La ubicación por lo tanto es sacrificada en alguna medida. Los factores externos y sutiles por lo general interfieren causando en mayor medida disparos de gran distancia. Las condiciones climáticas como el viento y la humedad pueden jugar un papel al convertir disparos rectos simples en una pesadilla para el arquero. Si es conciente de los efectos del clima en el rebote, manejo y trayectoria del balón, los puede explotar. Los disparos largos y fuertes en el clima húmedo pueden por lo general complicar a los arqueros. Tal como los jugadores de campo, los arqueros tienen sus mejores lados. La mayoría de los arqueros tienen un lado débil que puede ser explotado. El averiguar el lado débil de un arquero puede ser determinante observándolo durante el pre-calentamiento. Cuando se desafía al arquero a su lado más débil, el arquero usualmente será más lento en su reacción y/o más débil al estirarse.

Intentos al Ángulo opuesto
Digamos que usted se aproxima al arquero enemigo desde un lado y hay compañeros en el area chica. Usted decide disparar en vez de pasar el balón pero el arquero está cubriendo los ángulos de tiro. Parece que un disparo al poste más cercano tiene las mismas posibilidades que el disparo al poste más alejado. ¿Qué lado debería escoger? Apuntar al poste más cercano puede forzar al arquero a manotear el balón afuera mientras un disparo al poste más lejano puede ser más difícil de controlar. Si trata de manotear el balón tendrá que ser en la dirección opuesta hacia el centro del campo. Asumiendo que sus compañeros están aún en el área chica, eso podría causar un rebote muy peligroso para la defensa contraria.

Disparos en Ángulo muy bajo
Un fenómeno interesante es evidente cuando se aproxima al arco enemigo desde un ángulo bajo. Si el balón está lejos, lo suficientemente lejos, el arquero por lo general asumirá que lo va a cruzar. Dará un paso al frente, como para manotear o atrapar su pase potencial. En este momento, será vulnerable a un toque corto o un disparo al poste más alejado. No dude en probar esto, aunque, aunque parezca poco probable. Muchos grandes arqueros han sido castigados por esta “ilusión óptica” (el disparo libre de Ronaldiño contra Seaman en el partido de Brazil - England en la Copa Mundial de 2002, el gol de Luis Figo contra Barthez en el partido de Real Madrid - Manchester United en la Copa de Campeones 2002/3)

Centros al Área
Cuando el balón es lanzado desde afuera a la zona de peligro, depende de los atacantes que logren meter el gol. Hay muchos tipos de centros, pero lo principal aplica a los métodos usados para anotar después de un centro. Hacer que el balón supere al arquero debe ser la única preocupación del rematador. Un buen contacto con el balón es la clave del éxito. Una postura corporal calmada y balanceada por lo tanto es esencial. Asegúrese que tenga su cuerpo inclinado hacia adelante durante pases bajos o de rebotes extraños. En los balones elevados, la mejor forma de vencer al arquero contrario es por lo general dirigir el disparo hacia abajo. El punto ideal para apuntar es el alineado con los pies del arquero, pero no exactamente hacia estos. Técnicamente, el balón debería ser lanzado a su ecuador o debajo de este. Recuerde, un contacto apropiado es más importante que la potencia, especialmente con el arco a tan corta distancia. De hecho, los pases fuertes deberían mejor ser redirigidos o desviados hacia la red. El anotar los centros es por lo general ajustar el centro como tal, en vez de tratar de forzar el balón. Esto es muy común, incluso en los juegos profesionales, un atacante que pierde una oportunidad de gol debido a golpes demasiado fuertes sobre el arco.